#21M

#21M

48
0
COMPARTIR

Al día siguiente nadie apuró el paso. El ausentismo en las oficinas repitió la misma fórmula de abstención del día anterior. No hubo clases ni ningún otro motivo para salir a la calle, no hubo colas, sino gente absorta en sus pensamientos, uno detrás del otro, esperando que les llegara el turno de confesarle en silencio al punto de venta que ya casi no queda nada en la tarjeta. Nadie celebró el anuncio oficial. Nadie se burló después de la fechoría, ni un te lo dije impertinente, ni una frase de sarcasmo vacía por tanta vorágine de maldad y saqueo espiritual del país. La mentira fue plomo parejo contra el chalet donde se “enconchaba” lo poco que quedaba de República. No hubo compasión cuando mataron a sangre fría el proceso electoral que permitía elegir democráticamente. Al voto lo ajusticiaron salvajemente. Ahora andan preocupados porque saben que los están buscando por su mala maña de irse sin pagar. Claro que algo se rompió y parece que es irreparable.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta