Dámaso Jiménez: Barrio Adentro y la destrucción del sistema de salud en...

Dámaso Jiménez: Barrio Adentro y la destrucción del sistema de salud en Venezuela

1006
0
COMPARTIR

Nadie imaginó que aquel aplaudido programa social llamado Barrio Adentro, que trajo desde Cuba el entonces presidente Hugo Chávez en los meses posteriores al golpe de abril del 2002, terminaría siendo el caballo de Troya que destruiría –planificadamente-, todo el sistema de infraestructura, equipos médicos, preparación, academia y desarrollo de la salud en Venezuela, hasta generar un éxodo sin precedentes de profesionales de una de las medicinas más adelantadas de América Latina.

Chávez fue el gran vendedor del proyecto a nivel mundial. No escatimó en calificativos cada vez que pudo sobre las maravillas del plan político-asistencial del castrismo cubano, en detrimento de la ciencia médica venezolana que por el contrario despreció.

Convenció al mundo de la “buena fe” que significaría llenar a Venezuela de funcionarios cubanos “ilegales”, que presuntamente vendrían a subir cerro y curar a la gente de escasos recursos de forma mágica y esperanzadora, con meras consultas, pastillitas y pociones.

Cifras del 2014 de Encovida revelaron que solo 1.713.070 venezolanos fueron beneficiarios hasta entonces del programa estrella del gobierno. Durante su gestión no hubo referencias ni estadísticas puesto que fue eliminado el Boletín Epidemiológico del despacho de salud y desde ese momento no se revelaron más las cifras oficiales de mortalidad.

Esa labor social nos costó la República y sigue cobrando miles de vidas ante los estragos del cáncer, el VIH, la malaria y todas las enfermedades secuenciales propias de la miseria que ya habían sido erradicadas en el siglo 20, la desnutrición entre ellas, y todos los males que se hicieron incurables porque aún no se consiguen los medicamentos y está prohibido enviar ó recibir cualquier ayuda humanitaria por mandato del gobierno de Maduro.

Sin disparar un solo tiro, Fidel Castro logró apoderarse de Venezuela y tomar las instituciones y organismos de Estado con la ayuda de un plan de salud rural asimilado desde el propio gobierno.

La invasión cubana se perpetró a través de las tres versiones del programa Barrio Adentro, primero tomando los barrios y zonas populares sensibles, luego sometiendo al escarnio al profesional médico venezolano contrario a las necesidades de la revolución, y por último, apoderándose de los hospitales y ambulatorios a través de los colectivos violentos.

El misil ya había sido disparado por Cuba de manera silenciosa tanto para destruir el gen de la meritocrática Pdvsa como de la extinta FANB profesional. De ambas instituciones se apoderaron con los resultados que todos conocemos. También del BCV, Identificación, pasaporte, notarías, tribunales, fiscalías, banca, aduanas, puertos, aeropuertos, fronteras, y hasta de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que ya no convoca, ni decide, ni limita nuestras acciones, porque le fue impuesto por encima un órgano supraconstitucional que no está dispuesto a entregar el poder, según revelación de su presidenta, Delcy Rodríguez, hace unos días.

Miseria hospitalaria

Ingresar a cualquier centro de salud en Venezuela es exponerse a la inseguridad y al abandono. En la morgue de Maracaibo, por ejemplo, se descomponen los cadáveres y en el departamento de pediatría del HUM los padres se llevan a sus hijos enfermos de vuelta para sus casas, porque les informan que allí ya no hay más nada que hacer.

Dianela Parra, presidente del colegio de médicos del estado Zulia hizo hincapié recientemente en la destrucción del sistema de salud venezolano por las políticas que incluyeron la misión Barrio Adentro, como plan piloto y bandera revolucionaria, desviando los recursos que llevaron a los hospitales a la ruina en la que hoy se encuentran.

“El gobierno tendrá que explicar cómo fueron dilapidados tantos recursos, razón por la que actualmente no hay tratamientos, insumos, repuestos para las máquinas de diálisis. El salario de un médico no compra un cartón de huevos. Esto ha generado una migración masiva de profesionales en hospitales y escuelas de medicina, En LUZ de una plantilla de 40 profesores solo quedan 23. Casí 22 mil médicos han abandonado el país en los últimos 14 años”.

Según el proyecto de Ley del Presupuesto 2016 se calculó el otorgamiento de 11.1 millardos de bolívares para Barrio Adentro a través del Ministerio de Salud y el Despacho de la Presidencia.

Desde el 2010 cuando recibió 841.5 millones de bolívares los fondos crecieron 1.200% sin tomar en cuenta los 22.700 millones de dólares que recibió de PDVSA hasta el 2014. La misión recibía 9 veces más  que lo asignado al fortalecimiento de la red de hospitales en los que se invertían apenas 1.6 millardos de bolívares. Fuera de eso la Misión Barrio Adentro contaba con una partida extra para optimizar la red de hospitales. El propio exMinistro de Sanidad, José Felix Oletta, señaló en una oportunidad que el programa era una especie de sistema paralelo a la cartera de salud, “pero sin auditorías y con una administración independiente por su condición de fundación.”

Aún se desconoce cuánto recibió en su totalidad esta macromisión sin precedentes, pero existe certeza que no ayudó a bajar las cifras de mortalidad infantil, mortalidad materna ni prevención de enfermedades endémicas y que implosionó con un misil comunista todo el sistema de salud venezolano, condenando al país a la huida o a la muerte en caso que la enfermedad llegue.

#Biendateao:

1-. Las cifras son devastadoras. Francisco Valencia de Codevida reveló que el país lleva 8 meses sin recibir medicinas pero se niegan a abrir un canal humanitario para millones de venezolanos que están muriendo.

2-. Maduro catalogó la muerte de venezolanos como una exageración, pero teme dejar entrar una comisión de alto nivel en derechos humanos de la ONU para constatar que nuestros hospitales fueron convertidos en campos de extermino.

3-. Desabastecimiento de medicinas ya llegó al 91,6%. Venezuela se encuentra finalizando el primer trimestre del 2018 en peores condiciones que Haití, Cuba, o los países del África.

4-. Según el abogado oficialista, Hermann Escarrá, “abrir un canal humanitario sería una intervención a Venezuela.

5-. Ante la inexistencia de medicinas y atención médica las madres venezolanas cruzan la frontera para dar a luz en Colombia y Brasil. Cifras del @MinSaludCol revelan que de 124 madres que buscaban atención médica al otro lado de la frontera, la cifra se disparó en 24.727 en 2017.

6-. Aunque Venezuela no revela cifras oficiales desde el 2015, el cáncer infantil es la segunda causa de muerte en niños y jóvenes, después de la desnutrición ubicada en 15% según reveló Caritas Venezuela, ante la carencia de atención médica y nutricional.

@damasojimenez

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta

thirteen + 19 =