El cartel de Las estrellas, El cartel de Los soles y Podemos

El cartel de Las estrellas, El cartel de Los soles y Podemos

350
0
COMPARTIR

 

 

“El cartel -de Las Estrellas- quiere que el partido Podemos llegue al Gobierno en España, eso les abrirá una puerta directa de ingreso de cocaína a Europa”, denunció hace unos años el coronel boliviano en calidad de “retiro obligatorio”, Germán Cardona; quien para el momento soltó una bomba como para remover del piso al presidente de Bolivia, Evo Morales.

“El MAS -Movimiento Al Socialismo, partido de Evo Morales- va a tener su presidente en España, ya tenemos un partido, Evo está financiando al hermano Pablo Iglesias“.

Estas declaraciones surgieron en medio el escándalo de narcotráfico en Bolivia que salpica a militares venezolanos, a quienes acusan de colaborar con el “Cartel de las Estrellas” con aviones de la Armada Nacional, para transportar cocaína.

El Coronel, que  hizo las declaraciones en España, donde se encuentra “refugiado” por protección a su vida ante las denuncias efectuadas, le habría preguntado a su “informante” si el presidente Morales entregó dinero a Pablo Iglesias durante su visita a Santa Cruz, el pasado mes de septiembre: “y me dijeron que no, que se lo dan a una organización en España. Mi informador -prosiguió- asegura que Evo Morales dice que con el partido masista Podemos, vamos a entrar directamente a España con nuestros productos, y que se lo ha dicho el hermano Pablo Iglesia”.

La primera baja sufrida por el Cartel de Las Estrellas

El general de la policía boliviana y ex comandante de la fuerza antidroga del presidente Evo Morales, René Sanabria, fue la primera baja en importancia del Cartel de las Estrellas y la prueba contundente de que miembros del alto mando militar de Morales integran una poderosa organización delictiva dedicada al narcotráfico. Sanabria fue detenido en Panamá en el 2011 y trasladado posteriormente a Estados Unidos, donde fue juzgado por narcotráfico.

Sanabria fue detenido con Marcelo Juan Foronda Acero, presunto cómplice dentro de las operaciones del Cartel. Ambos se encontraban viajando desde Bolivia a Panamá “para preparar nuevos embarques de droga hacia Estados Unidos”, después de haber enviado en noviembre pasado un cargamento de 144 kilos de cocaína.

Sanabria fue jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) entre el 2007 y 2009, durante su gestión el presidente Morales expulsó del país a los agentes del Departamento Antidroga de Estados Unidos (DEA) y para el momento de su detención se desempeñaba como asesor de inteligencia del Ministerio de Gobierno.

Sanabria no era el jefe de inteligencia del Ministerio de Gobierno, ni de las operaciones antidroga, sino un miembro más en un equipo de 17 agentes.

Además de Sanabria el operativo de la DEA logró la captura de otros tres policías como parte de la presunta red de narcotráfico descubierta. Los arrestados fueron el coronel Milton Sánchez Pantoja, el mayor Edwin Oña Moncada y el capitán Franz Siles Ríos, presuntos cómplices de Sanabria.
Sánchez Pantoja fue hasta el momento de su detención el jefe de la Policía en la zona sur de la ciudad de La Paz y antes ejerció como jefe antidroga en la región de Cochabamba (centro).

Sánchez, Sanabria y Foronda, según el informe de la policía, viajaron en noviembre al puerto chileno de Arica para enviar por barco 144 kilos de cocaína hacia Estados Unidos.

La operación fue realizada por la DEA que contó con colaboradores dentro del propio gobierno de Morales, lo que demuestra que se mantuvo un intercambio de información a pesar que el gobierno boliviano insistió que la agencia estadounidense “no funciona y no va a funcionar en territorio boliviano”, sin embargo el narcotráfico es un delito transnacional.

Morales expulsó a la DEA en el 2008 acusándola de ser parte de un complot contra su Gobierno, poco después de haber hecho lo mismo con el embajador estadounidense Philip Goldberg.

Cooperación bilateral e iniciativas políticas entre Venezuela y los Estados Unidos

Según el Informe DEA-2016, la cooperación en materia de fiscalización de drogas entre Venezuela y los Estados Unidos es limitada e incoherente, incluso desde 2005, cuando Venezuela se negó a firmar una adenda negociada al Memorando de Entendimiento para mejorar la cooperación.

En 2016, Venezuela participó en la Conferencia Internacional sobre la Fiscalización de Drogas por tercer año consecutivo después de un período de cinco años. Los Estados Unidos y Venezuela continúan aplicando un acuerdo bilateral marítimo de 1991 que permite que cada país embarque en buques de la bandera opuesta, sospechosos de tráfico ilícito de drogas en aguas internacionales.

El gobierno venezolano cooperó con la Guardia Costera de los Estados Unidos en seis casos documentados de interdicción de drogas marítimas, en comparación con 10 casos en 2015, dos en 2014, 10 en 2013 y cinco en 2012.

ONA rechazó informe de EEUU

Alejandro Keleris, presidente de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), rechazó los señalamientos de EEUU, presentados en un informe, sobre el supuesto fracaso de Venezuela en la lucha antidroga.

A través de su cuenta en Twitter, el funcionario acusó al país norteamericano de no reconocer las políticas soberanas del Gobierno Bolivariano

“Los Estados Unidos pretenden descalificar y no reconocer las políticas soberanas del Gobierno Bolivariano y Revolucionario”, tuiteó en @AKeleris.

El presidente de la ONA, Alejandro Keleris,  rechazó el informe de EEUU en el que cuestionó la lucha de Venezuela y Bolivia en la lucha antidroga. Acusó al país norteamericano de pretender descalificar las acciones del gobierno venezolano y de no reconocer las “políticas soberanas” en esta materia

Keleris destacó que en Venezuela se “desarrolla una política soberana y efectiva en la lucha contra el tráfico de drogas” y que desde hace siete años es reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como un “país libre de cultivos ilícitos”.

En la misma red social informó que “en lo que va de año, se han incautado 36.844 kilos de diversas drogas, detenido a más de 6.400 personas por tráfico ilícito de drogas”, igualmente señaló que entre “el 2006 y 2013 hemos capturado a 109 jefes de organizaciones de traficantes y entregado a 75 de ellos a diferentes países, incluyendo a Estados Unidos”.

Agregó que “desde el año 2008 al 2013 se han inhabilitado 378 pistas no autorizadas, que pretendían ser usadas por organizaciones internacionales del tráfico de drogas”, y que se han inhabilitado 18 aeronaves y recuperado cinco de ellas, que serían utilizadas por dichas organizaciones internacionales.

El representante de la ONA aseguró que Venezuela trabaja apegada a una política de drogas equilibrada “empleando los mismos esfuerzos en el área de prevención e interdicción”.

Bolivia también rechazó informe DEA

El gobierno de Evo Morales rechazó el informe de Estados Unidos en el que cuestionó la lucha antidroga de Bolivia.

“Estados Unidos insiste en usar sus informes presidenciales sobre narcóticos para desprestigiar y devaluar la lucha contra las drogas que Bolivia ejecuta con logros históricos que han sido reconocidos por la comunidad internacional”, señaló un comunicado del Ministerio de Gobierno.

Estados Unidos señaló la víspera que Bolivia, al igual que Venezuela, incumplió acuerdos internacionales contra el narcotráfico.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, dijo a la agencia estatal de noticias ABI que el “gobierno boliviano no reconoce bajo ninguna circunstancia como autoridad a Estados Unidos para certificar o descertificar la lucha antidroga”.

”La única instancia acreditada internacionalmente es la ONU cuyo informe se conoció recientemente”, añadió.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito señaló que el cultivo de coca en Bolivia bajó hasta 25. 300 hectáreas, lo que representa una reducción neta de 7%.

Este informe es avalado por el gobierno de Morales.

Bolivia en 2008 expulsó a la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) y poco después al embajador de ese país en La Paz, Philip Goldberg.

Washington hizo lo mismo con el representante boliviano. Hasta la fecha no se ha repuesto a los diplomáticos.

Conclusiones

El nivel de cooperación en materia de fiscalización de drogas entre Venezuela y los Estados Unidos fue limitado durante el año 2016 y nulo en 2017. Los Estados Unidos siguen comprometidos con la cooperación con Venezuela para contrarrestar el flujo de cocaína y otras drogas ilegales que transitan por territorio venezolano. Para avanzar en la cooperación, el gobierno venezolano puede firmar una adición al Memorando de Entendimiento Bilateral contra el Alcohol de 1978. La cooperación reforzada podría aumentar el intercambio de información y, en última instancia, conducir a más detenciones relacionadas con las drogas, ayudar a desmantelar las redes criminales organizadas, ayudar en el enjuiciamiento de criminales involucrados en el narcotráfico y detener el flujo de drogas ilícitas en tránsito por Venezuela.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta

two + 8 =