La primavera de Ucrania no es la de Venezuela

La primavera de Ucrania no es la de Venezuela

132
0
COMPARTIR
4 meses de marchas y protestas en Venezuela revelaron al mundo no solo una imagen distinta de la lucha de los venezolanos sino también el rostro más sanguinario y tirano del gobierno del presidente Maduro, capaz de disparar y arrestar sin pruritos contra quien sea que le reclame las violaciones, el daño causado al país, la carencia de servicios, el hambre, la falta de medicinas, la miseria, cualquier cosa que lo saque merecidamente del poder en este miserable pero a su vez país rico petrolero.
No es la primera vez que suceden episodios violentos donde los grupos armados uniformados y paramilitares disparan contra una población civil desarmada que protesta por las irregularidades de un factor de poder, señalados abiertamente a nivel nacional e internacional como terroristas y narcotraficantes.
En el 2014 se dieron eventos similares en Venezuela y Ucrania donde se llevaron a cabo fuertes presiones de calle y ataques desconsiderados de ambos gobiernos. En esa oportunidad ambos países eran víctimas de regímenes abusadores y violentos de tendencia fascista y con un desprecio absoluto contra toda disidencia que exigiera libertad y democracia. Pero las primaveras no son iguales en Ucrania que en Venezuela.
Solo el pueblo de Ucrania salió victorioso mientras Venezuela aún persiste por segunda vez en medio de la peor crisis económica, sin fuentes de empleo, miseria, escasez, hambre, la peor inflación del mundo y cada vez más atrapado ante un gobierno inepto dispuesto a preservarse con una dictadura de mafias.
Para el 2014 el principal líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, quien ya se encontraba inhabilitado por el gobierno, hizo un llamado de calle ante el descontento y el clamor popular. Hubo enfrentamientos fuertes entre las fuerzas de choque del gobierno contra manifestantes con lamentables muertes. A pesar de las acusaciones contra López se pudo conocer a través de trabajos de investigación periodísticos que la mayoría de las muertes fueron ocasionadas por los paramilitares armados por el gobierno y miembros del Sebin y la GNB.
Bajo acusaciones del Estado represor chavista que culpabilizaron a Leopoldo por los hechos violentos, el líder se entregó a la justicia del PSUV y hasta hoy sigue preso.
Castas
En el caso de Ucrania el conflicto se debió principalmente a un choque de identidades culturales y geopolíticas entre el este y el oeste, en Venezuela es un problema principalmente político de una casta populista y militar que ha entregado la soberanía del país a gobiernos de dudosa extirpe moral ligados a negocios turbios que lavan dineros y empobrecen a la vasta mayoría condenada a una esclavitud sin límites donde el hambre y el mercado negro son sus principales estandartes.
Luego de la muerte del populista dictador Hugo Chávez, quien gobernó por 13 años con una abultada chequera petrolera y una implacable mano de hierro contra quienes consideraba enemigos; el país quedó a la deriva de la dictadura castrista que gobernó a control remoto desde La Habana con órdenes directas vía cable submarino a su obediente discípulo Nicolás Maduro.
Todo el país quedó bajo el ojo intrigante de la criminal inteligencia castrista que se apoderó de todas las riquezas, disposiciones, propiedades, divisas y petróleo. Por último la apuesta subió a realizar una constituyente para adoptar su vieja cartilla de atrocidades. Dos países, una misma constitución.
El Plan de la Patria solo fue una fachada para el quiebre de la economía. Luego vino el quiebre del espíritu democrático cuyo más contundente golpe lo dio el TSJ cuando quiso atribuirse las funciones de la Asamblea Nacional elegida por 14 millones de venezolanos. El golpe moral consistió en cerrar todas las salidas al futuro. Así vimos partir una gran cantidad de hijos, hermanos, familiares y amigos que quedaron apátridas deambulando por el mundo,  lo que fue tomado por el gobierno como la oportunidad de arrasar de forma definitiva ante lo que creyeron era la debilitada voluntad ciudadana, pero se encontraron con una dura resistencia que aún hoy se encuentra levantada.
Se pierde la república
En el caso venezolano las protestas han sido pacíficas en comparación con la salida sin retorno de Ucrania, a pesar que existen focos aislados de infiltrados o radicales. Hasta el momento no hay un liderazgo contundente que todos sigan dentro de los opositores ni hay una organización clara que capitalice el malestar de los sectores que se retiran del gobierno. Por el contrario en su composición política existen grandes diferencias e intereses dentro de los partidos que se hacen llamar de la oposición, aunque luzcan unidos cada vez que uno de sus miembros es sometido por los factores de violencia del Estado chavista.
En Ucrania fueron las organizaciones independientes nacionalistas y liberales las que tomaron el control y protagonismo del discurso. En Venezuela son vejados o cuestionadas las voces que pretendan hacer tienda aparte de la MUD o el PSUV. En Venezuela las armas están en poder exclusivo de los sectores protegidos por el gobierno lo que impiden que los ciudadanos porten armamento para proteger sus familias, hogares, propiedad o sus propias vidas. Solo los colectivos armados, militares y policías dependientes del gobierno portan y disparan armas, lo que hace que el conflicto en Venezuela no sea un enfrentamiento o guerra entre civiles sino un genocidio desde el poder.
A pesar que el gobierno ha perdido el norte político y el eje Maduro-Cabello ha dilapidado el capital político de Chávez, usa los poderes del Estado para imponer el terror y el miedo en medio del caos y la disfuncionalidad del país sin hospitales, servicios públicos o normalidad. Carecen de seguidores pero mantienen a la oposición a raya mientras algunos manifestantes ignoran el peligro de la situación y banalizan las protestas tomando selfies, haciendo bailoterapia, jugando partido callejeros o dominó, lo que hace que el gobierno no los tomé como una verdadera amenaza en las calles.
Los venezolanos no practican el servicio militar de forma voluntaria lo que hace que la mayoría de los manifestantes no tengan conocimiento alguno de defensa y estrategia de combate. Incluso si la protesta es pacífica la disciplina, la estrategia, la comunicación y la convicción es necesaria para lograr los objetivos. En Ucrania, aunque fue reactivado el servicio posterior a las protestas, es posible que el servicio voluntario haya sido tomado más en cuenta.
Durante el 2017 quienes han enfrentado con mayor éxito a las fuerzas del orden son los grupos armados de forma ilegal que viven en las zonas de bajos recursos, posiblemente, más por reacción, que por tener un norte en sus acciones. Paradójicamente, estos son los mismos grupos que el gobierno contaba a su favor durante 18 años de gobierno.
El gobierno tiene grupos armados, mercenarios, hampones que hacen el trabajo sucio que no pueden hacer los policías y los guardias nacionales. Su presencia de forma motorizada en las calles obliga a replegarse desde muy temprano como un toque de queda voluntario.
Una buena parte del país decidió migrar por la crítica situación económica y la pérdida de la calidad de vida, pero no hay conciencia de país para defender lo obtenido o ganado a través de generaciones. Prefirieron dejar el trabajo de resistencia a otros. Algunos afuera viven preocupados pero no encuentran la forma de aportar o apoyar la rebelión ciudadana. Hay que reconocer que luego de 75 días de protestas el sentimiento y conciencia ciudadana ha crecido.
El conflicto en Ucrania fue abiertamente antiruso, y practicamente internacional, en Venezuela se sigue mostrando como un conflicto local entre venezolanos polarizados entre chavistas y opositores, a pesar del fuerte contenido geopolítico que pretenden ignorar con la presencia de iraníes en el eje Orinoco, chinos en diferentes campamentos al oriente del país y principalmente cubanos infiltrados en la FANB y en la conducción del gobierno y organismos de Estado.
Si en Venezuela no se toman medidas adecuadas a tiempo y dentro del contexto histórico en que se vive, el futuro será menos alentador que el presente. La infiltración total de las Fuerzas Armadas por cubanos haría tener un ejército forajido dentro del territorio cuya lealtad está fuera de las fronteras venezolanas; las nuevas generaciones serán más débiles y estarán menos preparadas para confrontar los conflictos futuros; la pérdida de la identidad será cada vez mayor y con ello la pérdida por el amor propio.
Es posible que el pueblo venezolano logre liberarse del yugo castrocomunista pero también es cierto que la República se encuentra en peligro y podría desaparecer ante una potencia extranjera que pudo haber pagado por el destino de toda una nación.
La salida de Yanukóvich
En Ucrania, el malestar ante el fraudulento gobierno de Yanukóvich ante su acuerdo con Rusia y la unión aduanera euroasiática terminó de colmar la paciencia de sus ciudadanos que tomaron la plaza de Maidán, símbolo de la concentración opositora. Al pasar de los días  los grupos nacionalistas y las brigadas de autodefensa fueron tomando el protagonismo en la organización de la lucha de calle. El sentimiento antiruso se desplegó como la bandera de los ucranianos generando una unidad entre las diferentes corrientes. El ayuntamiento se convirtió en el cuartel general del partido Svodoba.
La resistencia pedía la salida de Yakunóvich, mientras los rusos que apoyaban el gobierno acusaban a la oposición ucraniana de fascista y neo-nazi.
Las brigadas de autodefensa fueron el centro que mantuvo la comunicación entre los distintos grupos nacionalistas donde Pravyi Sektor tomó gran protagonismo. Organizaron la plaza de Maidán con cierta disciplina militar, aunque seguían siendo protestas callejeras. Se armaron con bates, molotov, piedras, así como fortificaron la plaza con vigas, estructuras metálicas, cauchos, sacos y basura, rociados con agua para que se congelaran,  era un enfrentamiento total contra el gobierno. Había participación de jóvenes pero también participaron hombres y mujeres de todas las edades, creando cadenas de trabajo organizadas y manteniendo un nivel de organización y comunicación que permitió la efectividad de un combate sin retorno, hasta la salida de Yakunóvich. Al final la policía usó balas reales hasta la tristemente célebre masacre de Maidán, donde amanecieron muertas 88 personas. En plena plaza se hicieron las procesiones y se sentían el deseo de venganza por los caídos. Hubo el momento en que el enfrentamiento se dio con armas de fuego contra armas de fuego, una guerra civil.
Diferencias en lo geográfico y atropológico
Hay diferencias claras entre los sucesos de Ucrania y Venezuela, ya que ninguna concentración humana es igual ni en lo social ni en lo geográfico, ni en lo antropológico. Entre Bolívar y Zulia existe la distancia que pueden tener países de distinta cultura en Europa. No todo el país se puede movilizar a un solo punto, por eso se llevan a cabo manifestaciones a lo largo de todo el país.
Gustavo Ruiz, coordinador de la MUD, señala una gran diferencia entre la actual rebeldía demostrada en las marchas en Venezuela con respecto a la salida ucraniana y es la imposibilidad de agrupar todo el país en una sola plaza, ciudad o entidad, porque todo el país sufre los embates de la dictadura de Maduro por igual.
“La calle es el elemento fundamental de la lucha en Venezuela, es un acto de sesistencia y rebeldía ciudadana mediante el cual los venezolanos decidimos retar y confrontar al régimen en su afán de imponer un sistema implacable, contrario a la Constitución que defendemos”.
Ruiz define la Resistencia en la calle como no violenta pero no necesariamente pasiva sino activa. “Las marchas han sido un mecanismo importante relevante de alto impacto, pero no es el único, En estos dos meses y medio hemos diseñado plantones, madrugonazos, marchas nocturnas, vigilias con velas, asambleas de ciudadanos, protestas de calle y manifestaciones de voluntad que escapan a los partidos y que se realizan de forma espontánea por la gente, que pasa hambre y necesidades, en sectores medios y bajos”.
Ruiz señala que el tejido social tras los 75 días de protesta se ha fortalecido ante la negativa de un régimen sordo, que engaña y manipula, que usa toda la fuerza para matar y generar terror, que no respeta las reglas claras establecidas en la Constitución actual y mucho menos los gritos de libertad y democracia.
Dentro del gobierno hay muchos intereses, enormes fortunas mal habidas que se encuentran en bancos foráneos. Varios tienen que saldar cuentas con la justicia norteamericana y la Corte Penal Internacional. Numerosos países en casos relacionados con el narcotráfico.
Están atrapados y utilizarán el TSJ, los militares más corruptos, la megabanda de colectivos armados creada por ellos para generar aún más que las 150 mil muertes de los últimos 4 meses.
Más allá, en los últimos 4 años, y todo el diseño estratégico de corrupción consolidado en 18 años de poder, el gobierno de Maduro se enfrenta no solo a una contundente fuerza social que puede despertar en cualquier momento, sino también a una presión internacional contundente, pérdida de aliados y una ingobernabilidad que se le escapa de las manos, lo que podría obligarlos a tomar decisiones donde no todos podrán salvarse.
@damasojimenez

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta