Las dos operaciones antiterrorismo en Francia se zanjan con muertos

Las dos operaciones antiterrorismo en Francia se zanjan con muertos

273
0
COMPARTIR

La policía francesa ha asaltado a la nave donde permanecían atrincherados los dos presuntos autores del atentado el miércoles la redacción de Charlie Hebdo. Los dos hermanos Chérif y Said Kouachi, que estaban desde primera hora de la mañana de este viernes en un edificio de la localidad de Dammartin-en-Goële, al noreste del país, han muerto en el asalto, según han asegurado fuentes de la gendarmería citadas por Le Monde. Se han escuchado disparos de arma automática acompañadas por fuertes explosiones en la zona. Las cámaras de televisión presentes en el área, fuertemente acordonada por la policía, han mostrado como al menos cuatro efectivos de seguridad fuertemente armados se han situado en el tejado del edificio –una imprenta–, y se ha podido ver humo.

Además, en París, en Porte de Vincennes, la policía ha entrado en un supermercado judío donde al menos un hombre fuertemente armado tenía retenidas a media docena de personas. Fuentes policiales aseguran que un secuestrador ha muerto en el ataque. El presidente francés, Francois Hollande, ha confirmado esta tarde que hay cuatro muertos en la toma de rehenes.

Los investigadores creen que el atacante de la tienda de alimentación es Amedy Coulibaly, el presunto autor del atentado contra una patrulla de policías en Montrouge el jueves –al sur de la capital francesa–, en el que murió una agente y otro resultó herido. Apuntan también que “tiene conexiones” con los autores de la masacre del Charlie Hebdo.

 

Este segundo atentado se ha producido cuando Francia, y en especial su capital, se encuentra en su máximo nivel de alerta terrorista. Tras el ataque contra el semanario satírico, el Ministerio del Interior francés ha movilizado un amplio despliegue. Además, unos 88.000 agentes participan en la operación de captura de los dos supuestos autores materiales del peor atentado sufrido por Francia en los últimos 40 años.

Hollande, que ha comparecido esta tarde en un discurso difundido en directo por los medios de comunicación, ha calificado el ataque contra el supermercado judío como un “acto antisemita” y ha alabado la actuación de las fuerzas de seguridad. “Han actuado para salvar vidas humanas, para salvar a personas del terrorismo”, ha dicho.

La operación principal se ha desarrollado en Dammartin-en-Goële, en las proximidades de la carretera N-2, a poco más de 40 kilómetros al noreste París. Los accesos por carretera a la zona están cortados desde por la mañana por las fuerzas de seguridad. La policía ha evacuado a los alumnos y profesores, que han tenido que permanecer varias horas confinados en el interior de los colegios e institutos.

Poco después de las nueve de la mañana se registraron intensos tiroteos en la zona, donde miles de policías buscaban a los presuntos autores de la matanza del miércoles en la revista Charlie Hebdo. La alerta se inició cuando unos desconocidos robaron un Peugeot 206. Después, según los medios franceses, fue interceptado por la policía. Sus ocupantes huyeron hacia una zona industrial y de oficinas de Dammartin. Minutos después, la pequeña localidad fue ocupada por cientos de agentes antiterroristas, mientras era sobrevolada por media docena de helicópteros de las fuerzas de seguridad.

La operación en Dammartin arrancó mientras en el palacio del Elíseo se desarrollaba otra reunión de la célula de crisis establecida tras el atentado del miércoles contra Charlie Hebdo. A esta tercera reunión, interrumpida tras haber detectado a los presuntos terroristas, asistían el presidente de la República, François Hollande, el primer ministro, Manuel Valls, y los titulares de Interior y de Justicia. Hollande comparecerá ante los medios en la tarde de este viernes.

Mientras se desarrollaba esta gran operación, poco después de las 13.30, un hombre fuertemente armado asaltaba un supermercado kosher (que respeta los preceptos de la religión judía) próximo a la puerta de Vincennes, al este de París, y tomaba varios rehenes. El asaltante, Amedy Coulibaly, de 32 años, es también sospechoso del ataque contra una patrulla en Montrouge. Coulibaly y su pareja, Hayat Boumeddiene, una mujer de 26, estaban siendo buscados por las autoridades, que, advirtiendo de su peligro, difundieron sus fotografías.

De momento se desconoce el paradero de la mujer. La conexión de Coulibaly con los hermanos Kouachi es, según los investigadores, la red yihadista Buttes-Chaumont, a la que tanto el responsable del ataque al supermercado judío como el menor de los hermanos Kouachi habrían pertenecido.

– Caza y captura.

La persecución de los dos supuestos autores materiales del atentado a la revista satírica ha entrado en su tercera jornada con las fuerzas de élite de la Policía y la Gendarmería francesas desplegadas en la región de Picardía, al noreste de París. Un vasto despliegue de agentes apoyados por helicópteros continúa intentando dar con los hermanos Chérif y Saïd Kouachi, de 32 y 34 años, respectivamente, a los que se acusa del ataque a la redacción del semanario.

El rastro que ha centrado la búsqueda de los hermanos Kouachi en torno a un área de decenas de kilómetros cuadrados en el departamento de Aisne (Picardía) parte de una gasolinera de la localidad de Villiers-Cotteréts. El empleado de la estación de servicio manifestó este jueves a la policía su convencimiento de que había reconocido a los dos hombres y que estos le habían robado varios artículos. Los hermanos Kouachi, nacidos en Francia, eran conocidos por la policía y estaban bajo vigilancia, como otros cientos de sospechosos, según explicó el Gobierno francés el jueves.

Chérif Kouachi, de 32 años, alias Abu Issen, estaba en el punto de mira de la policía desde que en 2008 fue condenado a tres años de prisión por pertenecer a una célula de captación de yihadistas para Al Qaeda en Irak. Said, según fuentes de la investigación citadas por varios medios, viajó a Yemén en 2011 para recibir entrenamiento de Al Qaeda.

La investigación del atentado ha llevado de momento a la detención de nueve personas y han sido analizados miles de vídeos, mensajes electrónicos o llamadas telefónicas.

Desde el miércoles, los actos de repulsa por el atentado se han sucedido. El domingo, se desarrollará una manifestación contra el terrorismo en París que se prevé multitudinaria. En ella participarán, además de la mayoría de los partidos políticos franceses, líderes mundiales como la canciller Angela Merkel, el italiano Matteo Renzi o el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy. El primer ministro británico, David Cameron, ha confirmado en su cuenta de Twitter que ha aceptado la invitación de Francia y que también acudirá a la cita. Merkel tenía este fin de semana una reunión con el presidente francés, François Hollande, que ha sido suspendida.

 

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta