Antonio de la Cruz: Maduro no busca la aceptación de 60 países...

Antonio de la Cruz: Maduro no busca la aceptación de 60 países sino la legitimación ante China y Rusia para financiarse

137
0
SHARE

El caso de Antonio de La Cruz fue un caso atípico porque se hizo un migrante en constante retorno desde los 18 años, pero no es sino hasta el 2012, luego del tercer triunfo de Chávez, cuando decide migrar por completo. Considera que el propósito de las parlamentarias es legitimar a Maduro ante los negocios que mantiene con Rusia y China. “Maduro utiliza las herramientas democráticas para su beneficio pero irrespeta sus valores y significado”.

Dámaso Jiménez

Antonio de la Cruz es un Ingeniero Mecánico forjado por el Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho que sembró el petróleo entre miles de jóvenes de la época democrática en Venezuela, analista y columnista del tema venezolano, miembro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, CSIS por sus siglas en inglés, director ejecutivo de Inter American Trends, una oficina de expertos que expone ideas y soluciones económicas y financieras a empresas, gobiernos y organizaciones multilaterales, y un maracucho en Washington dedicado intensamente al “Think Thank”, o tanques de pensamiento, desde la capital política del mundo libre para ayudar a identificar oportunidades y desafíos en un mundo tan global y complejo como competitivo.

El caso de Antonio de La Cruz fue un caso atípico porque se hizo un migrante en constante retorno desde los 18 años, cuando salió a prepararse junto a otros 50 venezolanos al Reino Unido. ”Tomas conciencia de tu nueva condición cuando enfermas por primera vez y estas muy lejos de los tuyos.

Fueron 5 años con una generación que cuidaba el proyecto de Becas, porque estaba concebido para construir el desarrollo industrial y económico de un país que no se preparó para ser atacada luego por una ideología distinta a la del progreso. En aquel entonces todo funcionaba, los becarios tenían un ingreso fijo que les permitía hacer una vida estudiantil centrada y comprar libros.

Retornó como ingeniero egresado de la Universidad de Bournemouth directo a su primer trabajo en la Corpozulia del doctor Fernando Chumaceiro para encargarse del proyecto Termozulia, ubicada en Bajo Grande, La Cañada y Palmarejo, pero sus notas como primero de la promoción le permitió optar al año siguiente por una segunda beca, esta vez otorgada por el Reino Unido, para prepararse en potencia de turbinas a gas. Le ofrecieron trabajo en Inglaterra pero su sueño era formar parte de una de las 10 mejores petroleras del mundo como lo era Pdvsa, a través de su filial Maraven, heredera de la extinta Shell de Venezuela.

Allí forma parte del proceso de transformación de la industria petrolera de los años 90 desde Lagunillas en la costa oriental del lago, emporio industrial de la producción en occidente y cuna de la meritocracia, hasta el 2002, cuando Chávez uso un pito en vivo y directo desde su programa “Aló Presidente”, para expulsar de manera burlona a más de 22 mil trabajadores de la industria petrolera en plena huelga, porque este tipo de trabajadores con formación no encajaban dentro de sus propósitos políticos.

Cuando ocurrieron los sucesos del buque “Pilín León”, de la Cruz se queda sin trabajo y decide incursionar en el emprendimiento privado montando una firma con 50 ex trabajadores de la industria expulsados por Chávez. Integral Corporation Solutions, ICS, asesoró empresas que se hicieron exitosas como Maizina Americana de Alfonso Rivas y Lacteos Andinos, pero la estrategia de Chávez era cortarle los suministros y utilizar todas las formas posibles para perseguir empresas a través del Seniat para bloquear a los expetroleros despedidos en Venezuela.

Logró movilizarse en 2004 a México e ingresar a Pemex con la consultora estadounidense Bearing Point por un par de años, luego regreso a Venezuela  para ayudar a colocar a medio centenar de trabajadores despedidos en Noruega, que en su mayoría jamás regresaron.

Aunque ya se había mudado a Washington con su esposa,  una diplomática costarricense asignada a la embajada, Antonio de la Cruz siguió insistiendo con Venezuela, entre intentos fallidos y exitosos. Primero montó una empresa con Luis Urrutia y Solangel Quintero para modernizar los hospitales dependientes del Ejecutivo Regional en la gestión de Manuel Rosales, luego tuvo una incursión con una financiadora de vehículos con Milleniumm Motors y por último para no darse por vencido estableció un restaurante frente a la Clínica Amad, que exigía mucho de su tiempo. Cuando Chávez gana sus últimos comicios en 2012 decidió dejarlo todo y no regresar más.

La carencia de datos y cifras confiables sobre Venezuela le ha permitido montar una oficina de investigación para ofrecer una perspectiva para hacer comprender la situación de Venezuela, desde el gobierno de Chávez hasta el de Maduro. Desde CSIS, un centro de pensamiento Think Tank, realiza análisis de escenarios políticos, sociales y económicos, realiza artículos para El Nacional en Venezuela, una revista costarricense y medios digitales en EEUU como venezuelausa.org, y de forma activa es consultor habitual invitado para hablar sobre la crisis política y petrolera venezolana en 11 medios internacionales.

La vena humanista proviene de un hogar formado por un  padre intelectual y periodista, Ignacio de la Cruz, oriundo de Costa Rica, su madre bibliotecaria y fundadora de las bibliotecas de Corpozulia y El Tablazo,  y siete hermanos, entre historiadores, políticos y periodistas. El tema migratorio era recurrente en su casa, ya que su padre fue un perseguido político del partido Vanguardia Popular de Costa Rica, que buscó refugio en Venezuela, contrajo segundas nupcias, formó una familia, fue titular de la Universidad del Zulia y murió en la patria que lo acogió.

Teme que luego de las parlamentarias impuestas por Maduro muchos migrantes venezolanos estén condenados a no volver jamás a Venezuela.

La legitimación de una dictadura

  • ¿Para qué querría una dictadura declarada llevar a cabo unas parlamentarias?
  • Maduro no tendrá ni gozará de legitimidad internacional hasta acabar con la instancia de legitimidad de la AN electa en el 2015, que le hace sombra y es reconocida por más de 60 países. La dictadura necesita elegir un nuevo parlamento que lo favorezca en importantes decisiones.
  • ¿Legitimidad y negocios?
  • El propósito de Maduro no solo es legitimarse a si mismo y su gestión. Estas elecciones están diseñadas para gritarle al mundo que debe ser reconocido en todas las esferas. Aunque la comunidad internacional ha venido señalando que no van a reconocer los resultados, pero Maduro no busca la aceptación de estos 60 países sino la legitimidad de Rusia y China. Recordemos que en una entrevista Putin reconoció el ejecutivo de Maduro pero también el Parlamento del 2019 de Guaidó. Intentaron dar un golpe parlamentario con Luis Parra pero fue contraproducente. Por eso se apropió de partidos y presentará candidatos propios en la supuesta oposición, para hacer creer que toda la sociedad está representada, para que China y Rusia inviertan sus dineros en Venezuela con contratos en el sector eléctrico, energético y agrícola, pero para eso deben estar bendecidos con la firma del próximo Parlamento.China ya perdió en Libia 10 mil millones de dólares luego de la caída de Gadafi, y Rusia hizo una inversión de 123 mil millones en Irak apostando por Sadaam Hussein que se perdieron. China y Rusia buscan que Maduro asegure una legitimidad para evitar cualquier eventualidad.
  • ¿La legitimidad de la ilegalidad que exigen Rusia y China mata cualquier democracia?
  • El concepto de democracia se ha devaluado. De acuerdo a los índices presentados por Transparencia Internacional y Fredom House las democracias han venido deteriorándose, cediendo terreno a modelos autoritarios que erosionan el estado de derecho, las libertades, la separación de poderes y la alternancia en el poder, cuatro elementos que han perdido peso ante la globalización. Es cierto, la legitimidad de estos modelos matan la democracia.
  • ¿Cuál sería el escenario 2021 con un nuevo parlamento que legitime a Maduro?
  • Maduro dejaría la guerra con un parlamento que volverá a la vida, con salarios, dietas, boletos aéreos, movilizaciones, y una sensación cosmética de normalidad, pero bajo la sombra del Ejecutivo. Maduro ofrecerá un país que medio funcione amparado por el pulmón financiero de China y Rusia. Los migrantes que se encuentran en la economía informal volverán, pero el resto estará condenado a no regresar jamás. Sería un país muy pobre por todo el colapso causado, bajo nivel de PIB e ingresos per cápita, casi peleando el status entre las naciones más pobre del hemisferio con Haití, muy aislado de occidente, pero seguramente con el apoyo de Europa como ocurrió con Cuba. Un escenario que le permitiría a Maduro subsistir.
  • @damasojimenez

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

thirteen − 3 =