viernes, julio 1, 2022
HomeCrónicasMiranda sin carraca

Miranda sin carraca

“En Venezuela todo es un bochinche”: Cita atribuida al único que pagó con cárcel por proclamar la independencia de Venezuela.

En 1811, Francisco Miranda convenció al Congreso Nacional de Venezuela para que declarará la independencia. Muchas regiones en Venezuela se sumaron a la propuesta independentista del 5 de julio de 1811 y se redactó una Constitución poco después. Sin embargo, también hubo regiones que se negaron a unirse a la república. Estas incluyeron a las ciudades de Coro, Maracaibo, Guayana y Valencia, que inicialmente se unieron, pero luego cambiaron de parecer. Por lo tanto, a pesar de la proclamación de la independencia, todavía había una guerra interna, porque las fuerzas políticas y militares nunca lograron ponerse de acuerdo en función del país. Tal cual como ahora, muchos intereses, muchos grupitos y nada concreto.

Incluso a pesar que participaron en diferentes batallas, Bolívar nunca confió en él, lo mandó a capturar para fusilarlo por considerar que el pacto de San Mateo también era un acto de traición, pero finalmente, atendiendo diversos consejos, lo entregó a los españoles para que fuera encarcelado con los presos comunes en La Carraca, donde murió 4 años después, a los 66 años y posteriormente enterrado sin honores en una fosa común.

Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez nació el 28 de marzo de 1750 en Caracas como mantuano en el seno de una familia acomodada pero criticada por su dedicación al comercio, y fue considerado el primer criollo universal que luego creyó en la República. Fue el único venezolano en luchar a favor de los EEUU. La toma de Pensacola en Florida, en apoyo a la independencia de este país le valió su ascendo a teniente coronel. “Contribuyó a fortalecer la posición de los patriotas americanos”, aparece en los libros de historia. Fue considerado traidor, desertor y enemigo número 1 de España.

Tuvo una vida prolija y luego de su olvidada muerte terminó siendo inmortalizado en un lienzo pintado por Arturo Michelena en 1896, que no es este. Aquí nos mandó bien lejos, pero creo que aunque sea post mortem, está en su derecho.

@damasojimenez

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 12 =

Most Popular

Recent Comments